¿Es un Fraile Sacerdote o Hermano?

¡Puede ser ambos a la vez! El término "fraile" viene de la palabra latina "frater", literalmente, "hermano". Como tal, todos los frailes franciscanos se consideran hermanos entre sí, independientemente de si son o no ordenados para el sacerdocio. No se puede decir la diferencia entre un franciscano sacerdote o hermano dentro de nuestra comunidad; usamos el mismo hábito franciscano de la penitencia. Como hermanos y sacerdotes ambos pertenecemos a lo que se llama la "vida religiosa consagrada". Esa es la "cláusula eclesial" para una vida caracterizada por la profesión pública de nuestro compromiso, nuestros "votos" de vivir los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia. Hacemos esto en un estado estable de vida, la comunidad de hermanos reconocidos por la Iglesia Católica como la Orden de Frailes Menores. "Frailes Menores" significa literalmente "hermanos menores", y eso es lo que estamos destinados a ser: los hermanos menores de los demás.

Fraile: Hermano religioso

Un hermano religioso es un fraile lego (en el sentido de "no ordenado") que se compromete a seguir a Cristo en la vida consagrada de la Iglesia. Él profesa públicamente los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia. Mediante la práctica de los consejos evangélicos, su vida se dedica a seguir a Cristo más de cerca bajo la acción del Espíritu Santo, una vida dedicada a la edificación de la Iglesia (pueblo de Dios) a través de la perfecta caridad (amor), mientras sirve el Reino de Dios.

De acuerdo con el derecho canónico, los hermanos no son "ni laicos ni clérigos", sino que pertenecen al estado religioso de la vida. Los hermanos utilizan sus talentos naturales, habilidades y educación para edificar la Iglesia y el Reino de Dios. Hoy en día encontrará hermanos religiosos que sirven como trabajadores sociales, enfermeros, artistas, músicos, maestros, carpinteros y cocineros. Ellos viajan con el Pueblo de Dios como hermanos.

Fraile: Sacerdote Religioso

Un sacerdote religioso es un fraile ordenado que se compromete a seguir a Cristo en la vida consagrada de la Iglesia. Él profesa públicamente los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia. Mediante la práctica de los consejos evangélicos, su vida se dedica a seguir a Cristo más de cerca bajo la acción del Espíritu Santo, una vida dedicada a la edificación de la Iglesia (pueblo de Dios) a través de la perfecta caridad (amor), mientras sirve el Reino de Dios.

Un fraile-sacerdote ha recibido el Sacramento del Orden y está ordenado para el sacerdocio ministerial. Como fraile-sacerdote edifica a la Iglesia administrando y presidiendo la vida sacramental de la Iglesia. Los frailes-sacerdotes viajan con el pueblo de Dios como pastores.

Discernimiento y Formación

La formación inicial (postulantado y noviciado) se dedica al desarrollo humano, cristiano y franciscano de los candidatos en el contexto de la vida consagrada de la Iglesia. El enfoque es llegar a ser un fraile franciscano de la Orden de Frailes Menores, no en la vocación de sacerdote o hermano. Durante la formación inicial los candidatos disciernen una vocación dentro de la vida consagrada para ser ya sea fraile-hermano o fraile-sacerdote. Esta decisión se toma en conjunto con los directores, y sólo con su aprobación.

En el período de post-noviciado, los frailes son formados y educados para su ministerio específico y/o sus ocupaciones profesionales, ya sea como religioso hermano o religioso sacerdote. Sólo después de la profesión de votos solemnes un fraile puede ser ordenado al sacerdocio ministerial.

Tema Destacado

0

Espiritualidad Franciscana

Tiempo, Hospitalidad y Ecuaristía: El camino a Emaús Por Daniel P Horan. OFM Publicado originalmente Mayo 4, 2014 El...

Eventos

No events scheduled at this time.