Nuestra Historia Franciscana

Desde el día de su muerte, hace casi 800 años, la historia de San Francisco de Asís ha capturado la imaginación de artistas, teólogos, músicos y gente de todas religiones. En nuestros días, la historia de San Francisco sigue inspirando los hombres católicos a la vida religiosa de los Frailes Menores, cuando ponen sus manos en manos de su Ministro Provincial y profesan sus votos.

La Regla y vida de los Frailes Menores es ésta, es decir, observar el Santo Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, viviendo en la obediencia, sin nada propio, y en la castidad.

Como parte de la Orden de Frailes Menores mundial, somos dirigidos por nuestro Ministro general con sede en Roma, el 120º sucesor de San Francisco de Asís.

Los hermanos de la Provincia de Santa Bárbara viven y trabajan en California, Arizona, Oregon, y Washington, con comunidades cuyos perfiles cruzan las fronteras étnicas, culturales y económicas. Trabajamos en Tierra Santa, México, Rusia, y en las naciones nativas americanas del suroeste de Estados Unidos.

Nos Esforzamos Por Vivir Los Valores

Oración: Basada en la Eucaristía y tanto en la experiencia de Dios común y individual, los hermanos de la Provincia de Santa Bárbara la oración como elemento integral de la vocación franciscana. Buscamos la unión amorosa con Dios y entre nosotros por medio de Jesucristo.

Fraternidad: Como hermanos que se aman y dependen el uno del otro, los frailes de la Provincia de Santa Bárbara celebran los lazos que trascienden los lazos familiares, de origen nacional y de cultura. Nuestra vocación de fraternidad se extiende más allá de nuestra propia comunidad, que reconoce como hermano y hermana todo el pueblo de Dios y de toda la creación de Dios.

Alegría: …para que participen de mi alegría y sean plenamente felices (Jn. 15, 11). Como discípulos de Cristo en la tradición del hombre pobre y alegre de Asís, los frailes de la Provincia de Santa Bárbara son llamados por la alegría en gratitud por la abundancia sin fin de Dios.

Servicio: Transformados e inspirados por el Evangelio, los frailes de la Provincia de Santa Bárbara se dedican al servicio de amor. Nos esforzamos por responder a todos los que encontramos con atención, justicia, compasión y humildad.

Nuestra Historia

Los frailes franciscanos (OFM) en el oeste de los Estados Unidos son parte de la Orden de Frailes Menores, una comunidad religiosa católica mundial fundada por San Francisco de Asís en 1209.  Desde su fundación en 1915, la Provincia de Santa Bárbara tiene su sede en Oakland, California y ha fomentado una amplia gama de ministerios, dirigidos por una multitud de frailes franciscanos dedicados, ¡y a menudo extravagantes!

Lee Mas

Vida Comunitaria

La oración diaria, la conversación, compartir la fe, las tareas, las comidas, la recreación y la atención mutua son los componentes básicos de la vida en una casa de los frailes. Las alegrías, las luchas, y las lecciones de vida fraterna a menudo son el fundamento de la humildad y la conversión del corazón, virtudes que están destinadas a preservar la autenticidad del ministerio franciscano.

Lee Mas

Espíritu de Oración y Devoción

San Francisco instó a sus seguidores a fomentar un "espíritu de oración y devoción" como una de las principales prioridades en la vida evangélica que propuso. Nuestra vida de oración como franciscanos se testimonia en comunidad, de forma individual, y en el equilibrio creativo entre la vida "contemplativa" y "activa".

Lee Mas

La Obra de Nuestras Manos

El ministerio del fraile menor es anunciar el Evangelio en palabra y en obra. Francisco animó a sus hermanos a "trabajar con sus manos", instando al mismo tiempo a sus predicadores hermanos a que "sus palabras sean breves y bien elegidas".  Para Francisco era más importante que, cualquiera que fuera su trabajo, los hermanos "tengan cuidado de no parecer hipócritas tristes y melancólicos, sino muéstrense gozosos, alegres, y constantemente ambables en el Señor".

Lee Mas

Superiores Provincia de Santa Bárbara

Los superiores de la Provincia tienen como misión un servicio de apoyo a las actividades fraternales, intelectuales, espirituales y ministeriales de los hermanos, desde el reclutamiento y la formación de nuevos miembros hasta el cuidado de los frailes mayores, enfermos y jubilados. Entre las funciones de los superiores están la pastoral y la supervisión de la educación continua de los hermanos, la renovación espiritual, así como la colaboración con los frailes locales en la supervisión estratégica de la extensa red de ministerios confiada a la Provincia.

Lee Mas

Tema Destacado