“DIOS TIENE PLANES PARA NOSOTROS… Y DIOS ES QUIEN MANDA”
—FRAY ALBERTO VILLAFAN EN GUADALUPE, ARIZONA

Son las 7 en punto de la mañana del sábado, otro día húmedo en Phoenix. El Padre Alberto está levantado desde las 5 para salir a correr y desayunar antes del trabajo. Va a estar ocupado: Un retiro de la mañana con 40 miembros del coro, seguido de una charla con el diácono Santino Berasconi antes de un bautismo que había sido programado. A continuación, un almuerzo rápido con su socio, el Padre Louis Khoury, en el café cercano Rosita’s. A continuación, otro bautismo seguido de una boda a las 3pm, seguido de un descanso rápido, algunas llamadas telefónicas, y el trabajo de preparación para la misa de la vigilia a las 7pm. Se tomará algunos minutos en medio de todo ello para poder cenar. Con suerte, Alberto estará en casa a las 9pm.

Bienvenido a la vida del Padre franciscano Alberto Villafan, párroco en la iglesia y parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe (Guadalupe, Arizona). Alberto había estado aquí desde hacía sólo seis semanas, cuando hice mi primera visita en agosto pasado, pero él ya tenía las cosas bajo control y algunas ideas claras de lo que le gustaría hacer, y cómo le gustaría que hacerlas: “Poco a poco. Un paso a la vez. Quiero llegar a conocer a las personas y asegurar su confianza primero. Eso es lo más importante. Estoy feliz construyendo desde los cimientos, comenzando inmediatamente cuando todavía soy nuevo y la gente es más abierta a nuevas ideas”.

El P. Alberto, de 50 años, es oriundo de Chavinda, Michoachan, México. Después de emigrar a los Estados Unidos, estudió en el programa de ESL (inglés como segundo idioma) de la provincia antes de entrar en el postulantado (formación temprana) en 1993. Fue ordenado sacerdote en 2005 y trabajó en la Parroquia de San Francisco (Los Ángeles) y, más recientemente en la Parroquia de Santa Isabel (Oakland) durante seis años antes de su cargo actual. El Padre Luis, que asiste a Alberto, es oriundo de Amman, Jordania, y fue ordenado en la parroquia el 22 de octubre, en la primera ordenación de su historia. La parroquia fue fundada por Fray Lucius Zittier, que ayudó a los indígenas yaquis del norte de México a escapar de la persecución, asegurándolos una tierra para una reserva y ayudándolos a emigrar. La presencia franciscana en la zona ha continuado sin interrupción desde entonces. Más recientemente, Fray Joseph (Joe) Baur se retiró de su ministerio aquí después de casi 30 años de servicio.

“Creo que esta es mi luna de miel”, Alberto reflexiona. “Pero tengo que decir que estoy muy feliz en este momento y me gusta mucho cada minuto de ella”. Él tiene un amor especial de la liturgia y del ministerio sacramental: “Estoy agradecido por mi experiencia en la Escuela Franciscana de Teología (FST). Practico lo que aprendí allí. Me dio los recursos para hacerlo, y disfrutar de lo que estoy haciendo en este momento”. La educación y la formación espiritual son las principales prioridades del nuevo párroco. “Le digo a la gente: ‘Tienen que hacer su ministerio con amor y alegría’. Hay planes en marcha para agregar más retiros para los ministerios: Yo bromeo con los agentes de pastoral. Les digo: ‘Vengan al retiro que les estoy organizando, o de lo contrario voy a darles una penitencia!'”. También hay esperanzas a largo plazo de llegar a los adolescentes y adultos jóvenes: “Espero que podamos construir el programa de educación religiosa, clases de catecismo, preparación para la Confirmación, y luego un grupo de jóvenes. Hay grandes problemas con los jóvenes de la comunidad, con las bandas, las drogas y el alcohol”.

Si bien Alberto no tiene miedo de intervenir cuando sea necesario, también es claro que quiere compartir responsabilidades con los miembros laicos de la parroquia. También se apresura a reconocer la generosidad de las personas y confía en que se les dará a los recursos que necesitan: “Les digo a los feligreses: ‘Gracias por todo lo que son capaces de ofrecer’. Y entonces, hemos conseguido mucho de la gente fuera de la parroquia en donaciones, ¡en especial de la Casa en Scottsdale! La gente nos trajeron camas, muebles. Una mujer incluso vino a mí: ‘Padre, he oído que necesita un coche. Aquí están las llaves y aquí está el título. Es suyo’. Ella me dio un coche que pertenecía a su marido, que había fallecido, ¡así nomás!”. ¿En cuanto al futuro? Fray Alberto tiene confianza y es claro: “Dios tiene planes para nosotros. Dios es quien manda”.