La Segunda Orden, más tarde conocido como las Clarisas, tuvo sus inicios en 1212. En ese año Santa Clara de Asís le pidió a San Francisco que le permitiera abrazar la nueva forma de vida que había instituido. A ella se sumaron pronto varias otras mujeres devotas, incluyendo su madre y su hermana. Santa Clara fue la primera mujer en escribir una regla (una forma de vida) para su comunidad que, tras años de lucha, recibió la aprobación papal en 1253. Esta orden incluye muchos monasterios diferentes de monjas que profesan la Regla de Santa Clara.

Las Clarisas son más de 20.000 hermanas en todo el mundo, en 16 federaciones y en más de 70 países. Hay varios monasterios de Clarisas que representan diferentes tradiciones dentro de los límites geográficos de la Provincia de Santa Bárbara.

Foco Destacado